Sobre el “economista” Carmona

Ayer, sábado 17  de enero, en La Sexta Noche, dijo el candidato socialista por Madrid, Antonio Miguel Carmona, algo así como que el “rescate” de España se produjo por culpa de los decretos emitidos por el ministerio de Economía.

Entiendo que hacía referencia al rescate de la banca, y me parece desproporcionado que un profesor universitario de economía haga esa afirmación. Sin embargo, este sofista, ya nos tiene acostumbrados a escuchar este tipo de afirmaciones carentes de fundamento.

Cada sábado, desde mi twitter personal, trato de corregir los errores que en no pocas ocasiones comete sobre fundamentos económicos o la crisis financiera, pero debido a la gravedad de la afirmación que ayer proclamo, le voy a dedicar con el más sincero cariño y afecto, esta columna. Va por ti.

Ciertamente, los decretos emitidos en febrero y mayo, y conocidos respectivamente como Guindos 1 y Guindos 2, no buscaban sino aportar claridad a una contabilidad bancaria opaca y maquillada, que ahuyentaba a cualquier inversor, institucional o minorista, lo cual producía el ya engañoso “problema de liquidez”, y digo engañoso porque realmente, el déficit de liquidez, era el efecto de un problema de solvencia y capital. Partiendo de este diagnóstico, lo que la banca necesitaba era, determinar el monto total de perdidas y establecer una cantidad suficiente para sanearlas y además, configurar un colchón de capital (capitalizarlas) con el objeto de hacer a las entidades más sólidas ante posibles escenarios pesimistas.

Los problemas, por tanto, estaban dentro de los balances bancarios, ni fueron sobrevenidos, ni los causo Guindos. Él tan solo hizo aflorar las pérdidas atesoradas para sanear la banca, cifrando las necesidades de capital en 54.000 millones con el decreto de febrero y en 30.000 millones adicionales con el decreto de mayo. Nos duela más o nos duela menos, el gobierno diagnosticó un problema real que otros no veían y que, como consecuencia de no verlo, ocasionó graves minusvalías a la economía española, ya que no se tomaron las medidas pertinentes y fueron, como digo, a los efectos, y no a la causa del problema.

Yo no quiero esos gestores que miran para otro lado cuando  hay que adoptar medidas difíciles pero necesarias, Carmona.

car

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s