Mes: junio 2015

Fortalezas y debilidades del sistema

Hace casi un año de la publicación de mi primer libro (El resultado de un proceso burbujístico. El colapso del siglo XXI), en el que detallaba los tres desequilibrios que acumulaba la banca (sobredimensionamiento, alta dependencia de los mercados internacionales y una excesiva exposición al ladrillo) como consecuencia del exceso de liquidez que se inició a partir del año 2002 para paliar la recesión del 2000. Sin lugar a dudas, la situación, para la banca y el resto de la sociedad, ha mejorado, a pesar de que esta mejora aún no termina de calar en las economías domésticas. Buena prueba de ello es que la banca ha tenido que compensar el deterioro de su principal línea de negocio con un incremento desproporcionado de comisiones.

Desde el punto de vista macroeconómico, hemos crecido casi un 4% en este primer semestre. La productividad ha aumentado en torno al 2% anual en el los últimos años y las exportaciones suponen el 5% de nuestro PIB. Son cifras tremendamente positivas, impensables hace tan solo unos años. No obstante, estos datos se apoyan en aspectos coyunturales, como el alto desempleo (que ya empieza a disminuir), las exportaciones de productos de bajo valor añadido y el turismo. Aunque reitero que son cifras espléndidas, no son datos consolidados, sino que aún están sujetos al comportamiento de muchos factores.

Además, la inestabilidad política e institucional puede afectar al flujo de inversión extranjera. Los bancos helenos están cerrados ante la posible retirada masiva de recursos y el riesgo de contagio existe, aunque no creo llegue a efecto.

Con este panorama, que como hemos visto, comienza a arrojar cifras positivas, nos encontramos en un momento histórico determinante, para Grecia y el resto de Europa.

Que Dios reparta suerte.

Las Cuentas Anuales

El mes que viene finaliza el plazo para presentar las cuentas anuales en el Registro Mercantil, siendo un trámite fundamental para que el administrador de la sociedad no pierda su responsabilidad limitada, quedando su patrimonio personal absolutamente blindado ante la actividad de la empresa. De otro lado, es importante trasladar una imagen de seguridad y confianza a trabajadores, clientes y proveedores afectos a la empresa y su actividad ordinaria.

Hay cinco estados financieros obligatorios: balance de situación, estado de resultados, estado de flujos de efectivo, estado de cambios en el patrimonio neto y memoria, los cuales reciben el nombre de cuentas anuales. En relación al tamaño de la mercantil, algunos de ellos podrán omitirse, siendo obligatorios exclusivamente en empresas de mayor volumen.

Una vez están elaborados, existen tres formas para presentarlos. De forma tradicional, es decir, en papel, siguiendo los modelos que facilita el Colegio de Registradores, de forma digital, apoyándonos en el programa D2 y, por último, también podemos hacerlo telemáticamente, para lo cual es necesario disponer de certificado de firma digital.

Ciertamente, los trámites con la administración pueden parecer copiosos y prescindibles, pero este requisito, por ejemplo, es de gran ayuda para la ciudadanía, pues toda la información depositada en el Registro Mercantil es pública y tremendamente necesaria en determinadas circunstancias.

Alquileres y Hacienda

Ciertamente existe un alto grado de desconocimiento hacia la normativa fiscal, debido fundamentalmente, a la complejidad y exceso de legislación y burocracia. Además de la descentralización fiscal, que genera más incertidumbre al tener que liquidar tributos en diversas circunscripciones. Por ello es fundamental contar con un buen asesor fiscal que nos presenten todas las alternativas disponibles antes de ejecutar cualquier operación.

Los alquileres, por ejemplo, que representan una actividad asidua, pueden suponer sanciones innecesarias o perder ventajas fiscales. Algunos gastos deducibles para el arrendador son los siguientes:

Para el arrendador del inmueble, son deducibles todos los gastos necesarios para llevar a efecto el alquiler, desde la amortización del propio inmueble, hasta el mobiliario que lo adorna. Los intereses del préstamo, en caso de que lo haya, también son deducibles, así como los seguros enlazados al préstamo y las comisiones derivadas del mismo.

Cuando haya gastos de conservación y reparación también podrán deducirse, por ejemplo, por pintar las paredes o reparar una ventana. Por el contrario, no serán deducibles, ni los gastos de mejora ni los de ampliación, que a nivel contable, no suponen mayor gasto, sino un incremento del activo, es decir, aumenta el valor del inmueble. La contribución y la tasa municipal de basura, también son deducibles. También lo son las primas de seguros y gastos sufragados a terceros, como profesionales independientes que elaboren las declaraciones trimestrales del IVA. El agua y la luz, que normalmente paga el arrendatario, deberán ser incorporados como gastos y como ingresos por el arrendador.

También hay una reducción del 60% o 100% en función de la edad del inquilino y sus ingresos anuales.

Reglamento de facturación

Desde la entrada en vigor del Real Decreto 1619/2012 de 30 de noviembre, en enero de 2013, se modificaron determinados aspectos relacionados con la facturación diaria en la que se ven implicadas figuras tanto jurídicas como físicas.

Esta semana pretendo clarificar las facturas rectificativas, antes llamadas facturas de abono, definidas en el artículo 15 del citado decreto. En este sentido, cabe destacar que es preciso emitirlas cuando la factura primaria no cumpla alguno de los requisitos apuntados en los artículos 6 o 7 de la normativa, según rectifique a una factura ordinaria o simplificada. También habrá que recurrir a la emisión de este tipo de factura cuando las cuotas repercutidas no sean las correctas o, cuando haya que realizar una modificación de la base imponible.

Para que Hacienda las acepte, es necesario que en ellas se especifique que se trata de documentos rectificativos, llevando, por tanto, una serie y numeración específica. Además, debe constar el elemento modificado y, deberá indicarse la factura que se rectifica.

A diferencia de la normativa previa, ahora no es necesario apuntar la causa que motiva la rectificación.

Por último, existe una resolución relacionada con aquellas facturas rectificativas que sigan conteniendo algún error y estén, por tanto, sujetas a rectificación

“En particular, (…) en el supuesto de que las facturas rectificativas expedidas contengan algún error por el cual deban ser objeto de rectificación, deberá expedirse una nueva factura rectificativa que haga referencia a la anterior factura rectificativa y no a la factura original que ya fue objeto de rectificación.”

Es fundamental conocer la normativa para así evitar notificaciones desagradables y transmitir más seriedad y solidez al cliente.

El futuro del sistema financiero

Ciertamente existe una alta correlación entre el sistema financiero y el desarrollo de una sociedad (El Resultado de un proceso burbujístico. Círculo Rojo, 2014) pues éste pone en contacto a demandantes de recursos con excedentarios, permitiendo que ambas partes salgan beneficiadas. Los primeros porque pueden desarrollar proyectos empresariales o destinar esos recursos al consumo y, los segundos, porque obtienen una rentabilidad de unos fondos que, de otra forma, permanecerían ociosos. Su importancia reside, además de en la divergencia de necesidades entre agentes, en la no coincidencia de estos. El sistema financiero está formado por los mercados, los activos financieros, agentes, instituciones y toda la infraestructura financiera, asimismo será más eficiente cuanto mayor sea el flujo de recursos que encuentran salida.

Aunque los mercados financieros ostentan mayor importancia en otras zonas, como EEUU, es inevitable que en Europa y, especialmente, en España, este tipo de instituciones ganen peso en detrimento de la alternativa tradicional, la banca, que actualmente ocupa un papel imprescindible en cuanto a financiación empresarial se refiere.

Bolsa y Mercados Españoles (BME) es la sociedad que agrupa los mercados de valores así como los sistemas de compensación y liquidación españoles. En los mercados de valores se negocian desde títulos de renta fija, en Senaf, AIAF y MARF, pasando por la renta variable, en Bolsa, MAB o LATIBEX, hasta los productos derivados, más complejos que el resto, en MEFT.

Quisiera destacar la importancia del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). Puesto que han sido varias las ocasiones en las que he comentado aspectos del MAB, hoy voy a definir, a grandes rasgos, el MARF. Este mercado es una versión simplificada del AIAF que permite a las pymes (pequeñas y medianas empresas) emitir empréstitos de bonos, así como pagarés con volúmenes medios de entre 20 y 25 millones, pudiendo llegar a 50 millones, como ocurrió en diciembre de 2013 con Copasa, que además inauguró el mercado con esta operación.

El cambio de modelo pasa, necesariamente, por fomentar este tipo de canalizadores de ahorro, de modo que a las empresas les sea más fácil reconvertir su aparato económico y aportar así más valor a la producción.