Mes: septiembre 2015

Transferencias SEPA

Debido a la función que desempeño en el ámbito laboral acostumbro a ver comprobantes bancarios y, cada vez más, los usuarios hacen transferencias SEPA, que tienen algunas particularidades con respecto a las transferencias ordinarias, pero no son idénticas. Veamos.

En primer lugar, las siglas provienen de “Single European Payments Area”  que significa Zona Única de Pagos en Euros. En este sentido, dicha zona está orquestada por el Consejo de Pagos Europeo, la Comisión Europea, los Gobiernos y algunos Bancos Centrales, afectando así al conjunto de países miembros de la Unión Europea y a Islandia, Lietchestein, Noruega, Mónaco, San Marino y Suiza, que a pesar de no ser miembros se han integrado a esta iniciativa.

Asimismo, en la zona SEPA los usuarios de la banca podrán hacer y recibir pagos en euros en igualdad de condiciones, es decir, con los mismos derechos y obligaciones. Por tanto, gracias a este mecanismo, se eliminan las barreras en el ámbito financiero, homogeneizándolo y haciéndolo más competitivo. Se establece una normativa común para realizar este tipo de transferencias y domiciliaciones facilitando las transacciones intracomunitarias.

Esta es una de las razones por las que actualmente las cuentas bancarias disponen del Internacional Bank Account Number, conocido como IBAN.

 

Dicho lo cual, podemos destacar lo siguiente:

  • Con una única cuenta podemos realizar operaciones en euros en la zona SEPA.
  • Los usuarios tendrán más seguridad cuando realicen operaciones internacionales.
  • Se moderniza el sistema y, por ende, los mecanismos de ejecución de pagos, eliminando barreras políticas.

 

Además, debemos tener en cuenta que se han producido diversos cambios como:

  • Transferencias: Éstas se realizarán en base a los códigos BIC e IBAN.
  • Órdenes de domiciliación: Un emisor de recibos necesitará autorización expresa para cargar un importe en la cuenta de un cliente, al igual que ocurre con las operaciones tradicionales. Sin embargo, la devolución de los adeudos se somete a la normativa de servicios de pago SEPA, contando con un máximo de 13 meses para solicitar cualquier tipo de rectificación de operaciones incorrectas o no autorizadas; 8 semanas para devolver recibos autorizados cuando el importe supere el que el ordenante podía esperar razonablemente y, 10 días hábiles para que la entidad devuelva los cargos o rechace la devolución.
  • Tarjetas: Contarán con el chip EMV, de modo que se exige teclear el PIN para confirmar la compra. Así, las operaciones son más seguras, ya que es más fácil falsear la firma del titular de la cuenta que el código PIN.

 

Por tanto, la implantación de esta iniciativa aporta más seguridad a las operaciones, nacionales e internacionales, y garantiza que los usuarios operen en igualdad de condiciones en las países adheridos. También se facilitan y simplifican las operaciones entre países.

Anuncios

Devolución de la Renta

La Agencia Tributaria dispone de un plazo de 6 meses, desde que finaliza el periodo de presentación de la renta, para proceder a la devolución de las liquidaciones negativas, es decir, de las que salen a devolver. No obstante, si aún no has recibido la devolución y presentaste la declaración vía telemática, probablemente haya algún tipo de incidencia que minore el importe devolver.

Esto se puede comprobar accediendo al estado de la devolución, en la página de la Agencia Tributaria, y verificando la posible incidencia que impida el ingreso de la cuantía correspondiente. Para llevar a cabo este trámite deberás acceder con el número de referencia de la citada liquidación de IRPF, y para verificar la incidencia necesitarás el certificado digital o con el PIN 24 horas

En caso de que no haya ningún tipo de incidencia y transcurra el plazo legal sin que recibas el importe que corresponde, la Agencia Tributaria le aplicaré intereses de demora sin que el contribuyente lo reclame.

Brasil: bono basura y perspectiva negativa

Resulta que ahora le toca a Brasil. El deterioro económico que empieza a experimentar unido al déficit público y a una inflación interanual cercana al 10%, han fomentado que S&P rebaje la calificación de la deuda al nivel de bono basura (BB+), augurando además, perspectivas negativas. El bono público a 5 años ha perdido un 6,4% desde que se inició este ejercicio económico y es posible que otras agencias de calificación se sumen a la decisión adoptada por S&P, ya que los escándalos de corrupción acaecidos y la caída de China, su principal importador de materias primas, afectan gravemente a los fundamentales brasileños.

Sin lugar a dudas, esto afecta a la economía española, principalmente a las dos grandes compañías más expuestas: Santander y Telefónica.

Santander ha emitido deuda con un nominal de 15.000 millones de euros, cuyos vencimientos se extienden hasta 2035. La cotización de su renta fija en el mercado secundario también acumula caídas en lo que va de año. Sin embargo, y aunque Brasil suponga una línea de negocio relevante para su cuenta de resultados, Santander es la entidad financiera más capitalizada del Ibex-35, es decir, la menos endeudada en términos relativos. Asimismo, se caracteriza por la alta diversificación de su activo. También ha adoptado medidas de “tipo político”, al remodelar la Junta Directiva de su filial brasileña. Su cotización se acerca a los 5 euros por acción.

Por otro lado está Telefónica, que obtuvo un 23% de sus ingresos (unos 5.700 millones de euros) en el país citado y también ha llevado a cabo emisiones de empréstitos. La cotización de su renta variable vuelve camino de los 11 euros.

Otras empresas con menor correlación, pero afectadas por el posible desplome del gigante sudamericano son Mapfre, Repsol, Indra e Iberdrola.

El gobierno brasileño debe afrontar este escenario con disciplina fiscal, transparencia en sus decisiones y facilitar una remodelación de su aparato productivo si China continua perdiendo fuelle.

China y Cataluña, una semana más

La ralentización de la economía China es ya una tendencia consolidada. Asimismo, en 2014 creció, según la Oficina Nacional de Estadística China, un 7,3%, esto es el crecimiento más débil desde 1990. Y además es una tendencia. En 2013 y 2012 creció un 7,7%, y en 2011 un 9,3%. Sin embargo, la Comisión Reguladora de Valores de China asegura que la economía se está estabilizando con la ayuda de las políticas monetarias expansivas que se han impulsado, y la notable reducción de deuda.

Por otro lado, según la agencia Bloomberg, la deuda pública española, está mostrando un incremento del coste debido a la inestabilidad catalana, es decir, que la cotización ya pondera el riesgo de fractura. La deuda catalana también tiene que ofrecer una rentabilidad mayor para atraer inversores.

Con este panorama seguimos una semana más inmersos en la incertidumbre nacional (de la mano de Cataluña), europea (con Grecia a la cabeza) y mundial (con el debilitamiento chino). Estos tres parámetros lastran la recuperación española, que tiene alta correlación con las tres economías citadas.

Creo que para afrontar con más intensidad la recuperación debemos homogeneizar más la administración española en varios campos. No podemos seguir con 20 impuestos de sucesiones diferentes porque esto también crea incertidumbre y reduce la inversión, principalmente en las comunidades confiscatorias, como la nuestra. Hay que trabajar, como se viene haciendo, con el objetivo de convertir a España en un sistema eficiente y transparente. Sólo así podremos compensar el desaguisado exógeno y convencer a los catalanes de que trabajando unidos, todos salimos beneficiados.

Análisis del mercado

China es la segunda economía y pesa en torno al 15% del PIB mundial, sin embargo, creo que lo ocurrido con la moneda y los mercados no van a afectar a España de forma significativa. Han iniciado una guerra de divisas, eso sí, aunque las posibilidades de que la FED no entre y suba tipos también es una opción racional. Es por ello que la bolsa está corrigiendo, se están recogiendo beneficios.

Afectará con más intensidad, a los mercados, el resultado de las elecciones griegas y españolas, que tendrán lugar en este 2015. Si estás en bolsa sería conveniente bajar exposición de cara a los comicios por lo que pueda pasar.

Con todo ello, creo que los beneficios por acción van a incrementarse progresivamente ya que el cambio de ciclo se ha producido. Las empresas tienen buenos fundamentales, sin embargo la cotización no los reconoce por el escenario chino y la alta incertidumbre.

El lunes pasado fue conocido como el “lunes negro” por todas las plazas del Viejo Continente. El Ibex está en el soporte de 10.200 puntos. Santander  y Repsol, con alta correlación con el índice, han bajado en torno al 2% con respecto al inicio del mes, pero sólo es una corrección.

En el mercado de deuda, el bono español mantiene la prima de riesgo en 130 puntos, con una rentabilidad para el inversor del 2%. Por otro lado, el petróleo corrige posiciones.

Con este panorama, creo que es interesante aprovechar la corrección y entrar en el mercado, sabiendo que las elecciones y las decisiones políticas son momentos volátiles y sería interesante bajar la exposición cuando se aproxime el momento.